Ciclista empujando bici en sendero rocoso
Foto por Ana Zamorano

Zapatillas para cicloturismo y bikepacking: cómo elegirlas

Última actualización:

Puedes andar en bicicleta con casi cualquier calzado; sin embargo, cuando pedaleas con mayor frecuencia, como en un viaje, es posible que quieras invertir en una zapatilla específica para ciclismo. 

Invertir en un calzado ciclista no es una tarea sencilla, hemos de tener en cuenta un montón de factores como el precio, el material, la comodidad, el tipo de pedales, la estética, el clima y el tipo de terreno por el que vayamos a pedalear. Además, en el caso de cicloturismo querremos un zapato que funcione al menos tan bien fuera de la bicicleta como cuando estamos sobre ella.

Todo ello influye a la hora de tomar esta decisión. 

Consideraciones al elegir el tu calzado

Pedales de plataforma con pinchos

Tipo de pedales

Elige un tipo de pedales con los que ya estés familiarizado. Si siempre has usado pedales de plataforma, un viaje en bici, por muy corto que sea, no es el mejor escenario para probar unos pedales automáticos.

Si, por el contrario, ya estás habituado al uso de pedales automáticos, elige aquel sistema que sea más versátil en la bici, y fuera de la bici, con ello ahorrarás un poco de espacio y peso en tu equipaje. 

Destino

Cuanto más remoto sea tu viaje, más resistente y capaz debe ser tu calzado. No querrás verte en la situación de tener que caminar con tus zapatillas ultraligeras de suela de carbono durante horas por caminos empedrados por una razón equis.
Decide el tipo de calzado acorde al terreno por el que pedalees.

Si no pretendes salir del asfalto quizás puedas optar por un calzado con una suela más rígida y menos cómoda para caminar. Pero si el objetivo de tu viaje es un recorrido todoterreno piensa que antes o después tendrás que caminar y empujar tu bicicleta, por lo que una zapatilla con buen agarre y cómoda será bienvenida. 

Bicicleta de bikepacking en camino de tierra
Foto: Gonzalo Zamorano

Duración del viaje

Ya sea un viaje de un mes o de un par de días, la comodidad es un elemento clave. Principalmente, destina tiempo a encontrar el ajuste perfecto a tu pie y pregúntate cuáles serán las funciones que deberá desarrollar tu zapato durante el viaje.

Aplica todos los factores que hemos mencionado previamente, tipo de pedal, terreno, clima, presupuesto, etc. Si bien estos principios pueden cambiar hasta cierto punto, hacerse estas preguntas proporciona un buen marco para encontrar el calzado adecuado.

Opciones de calzado para un viaje en bicicleta

Zapatillas Q36.5 Unique Adventure
Zapatillas Q36.5 Unique Adventure (Foto: Álvaro Teixeira)

Zapatillas de ciclismo

Este tipo de calzado específico suele tener una suela más rígida, partes superiores de materiales transpirables fáciles de limpiar, buena ventilación y refuerzos en zonas clave para mayor protección y durabilidad. Varios modelos incluyen cierres rápidos de carraca o similar que aceptan ajustes sobre la marcha, así como la capacidad de engancharse en los pedales de ciclismo.

Con el uso de zapatos de ciclismo podemos experimentar una mayor transferencia de energía, menos fatiga y una calidad de manejo de la bicicleta más eficiente. Especialmente con los pedales automáticos, lo que significa que las zapatillas cuentan con anclajes que se enganchan en los pedales (recomendamos la supervisión de un profesional para evitar lesiones o dolores innecesarios).
Tu estilo como ciclista y el tipo de terreno por el que te mueves y los pedales que uses determina qué tipo de zapatilla de ciclismo se adapta a tus necesidades.

Zapatillas para ciclismo mtb y gravel

Zapatilla gravel Bontrager GR2
Zapatilla Bontrager GR2 (Foto: Bontrager)

Los zapatos de ciclismo de montaña son muy diferentes a los zapatos de carretera, ya que las exigencias de la conducción por senderos son muy diferentes. Los ciclistas de montaña pueden elegir entre zapatillas planas con o sin anclaje automático.  

Las zapatillas automáticas de montaña usan un sistema de cala de dos pernos que está empotrada en la suela permitiendo caminar casi sin percatarse de que están ahí. Este tipo de zapato, sería indicado para una aventura de bikepacking en la que pasarás horas sobre el sillín, pero que necesitarás caminar ya sea para sortear algún obstáculo o al llegar a tu destino. En tus aventuras sobre la bicicleta de gravel, también agradecerás la posibilidad de caminar en esos momentos en los que hay que empujar la bicicleta.

Los zapatos para ciclismo de montaña de gama alta incorporan suelas más rígidas, son más ligeros y muchos utilizan sistemas de sujeción sofisticados (BOA o similares). Son como unas zapatillas de carretera que permiten mayor comodidad, para los ciclistas que quieren ser eficaces en el pedaleo y que quieren sentirse más seguros en descensos técnicos sobre la bicicleta.

Una ventaja de los zapatos para ciclismo de montaña sobre los de carretera es que pueden reducir el tamaño de tu equipaje. Al ser más cómodos y adecuados para caminar, puede que sea el único calzado que requieras, dependiendo de las características de tu aventura.

Las zapatillas planas o flats se usan con pedales de plataforma y la goma utilizada en la suela está diseñada para proporcionar un buen agarre y máxima tracción. Este tipo de calzado es más flexible y por no disponer de sistema de anclaje facilita poner y quitar rápidamente el pie de los pedales.

Sin embargo, hay que considerar que una suela más flexible a menudo puede ser la fuente de dolor en el pie durante viajes largos.

Zapatillas para ciclismo de carretera

Zapatilla para carretera Bontrager Solstice
Zapatilla para carretera Bontrager Solstice (Foto: Bontrager)

Las zapatillas de ciclismo de carretera están diseñadas pensando en ser ultraligeras, aerodinámicas y bien ventiladas. Suelen tener una suela rígida de nilón o carbono sobre la que se ancla con tres tornillos una cala que sobresale varios milímetros.

Este sistema no está diseñado para caminar por su extrema rigidez y ofrece una nula tracción por lo que debes tenerlo en cuenta para cuando acabe el día sobre los pedales. Este tipo de zapatos sería más adecuado para un viaje de cicloturismo, 100% por carretera.

Zapatillas deportivas

Zapatilla Adidas Terrex AX4
Zapatilla Adidas Terrex AX4 (Foto por: Adidas)

La razón más sencilla para utilizar una zapatilla deportiva en nuestros viajes es porque seguramente ya tenemos un par en nuestro armario, y eso nos evitaría males de cabeza a la hora de elegir e iniciar nuestro viaje a pedales.

Además, las zapatillas deportivas tienen la ventaja de ser ligeras, baratas, aceptan diferentes usos (en la bici y fuera de la bici), es fácil caminar con ellas y podemos encontrar infinitas posibilidades de hormas, colores y materiales. Aun así hay varias consideraciones que debemos tener en cuenta para que este tipo de calzado resulte cómodo sobre los pedales.

La suela debería ser plana para maximizar el área de contacto entre la zapatilla y el pedal, para evitar puntos de presión excesiva sobre el pie. Si la suela es demasiado blanda o flexible puede que no ofrezca el soporte suficiente a la planta del pie durante el pedaleo y que con el paso de los kilómetros aparezca dolor y malestar.

Los materiales de la parte superior de este tipo de zapatillas suelen ser muy ventilados o de rejilla, con poco o ningún tipo de refuerzo que proteja el pie de golpes. El rozamiento contra la vegetación y la maleza durante el pedaleo es un factor que también puede reducir considerablemente la vida útil de nuestro calzado.
Otro factor a tener en cuenta para evitar averías en la transmisión es la longitud de los cordones y la falta de sistemas para esconderlos.

Sandalia

Sandalias Shimano SD5
Sandalias Shimano SD5 (Foto: Shimano)

Aunque parezca increíble, hace ya muchos años (25 para ser exactos) que Shimano introdujo sus sandalias SD5 con sistema para pedal automático en su línea de calzado. Así que la tendencia de usarlas como calzado ciclista no ha nacido en las cuentas de los instagramers más conocidos en la comunidad ciclista actual con las minimalistas sandalias Bedrock.

Otra cuestión es si su uso se adapta a tus necesidades ciclistas, desde luego que el clima es un factor muy importante a tener en cuenta a la hora de pedalear con sandalias, sinceramente yo no me veo en ciertas condiciones con ellas en los pies.

La primera consideración para usar sandalias en la bicicleta, y la más obvia, es que los pies están expuestos a los elementos y, por lo tanto, hemos de ser más precavidos en terrenos rocosos o con mayor vegetación para evitar cortes o heridas que compliquen nuestro viaje.

Además, en días soleados no debemos descuidar los pies, aplicando crema solar, sobre todo aquellos que no solemos llevar los pies al descubierto.

Es un calzado versátil para climas cálidos aunque sean húmedos porque evitará tener que secar el calzado y los calcetines.

Más allá de las ya mencionadas sandalias de Shimano el resto de las opciones que podemos encontrar en el mercado no serán específicas para ciclismo, por lo que tendrás que combinarlas con un pedal de plataforma.