Cuadro de acero bicicleta gravel

Bicicletas gravel: carbono vs aluminio vs acero vs titanio

Última actualización:

El cuadro es como el alma y la identidad de la bicicleta, y tú has de decidir de cómo será porque cada material tiene sus pros y sus contras según tus prioridades como ciclista, incluido el peso, el presupuesto, la longevidad y las características de rendimiento que deseas del cuadro y, como resultado, de la bicicleta.

Las bicicletas gravel hoy día están disponibles en todos los materiales más comunes para cuadros; sin embargo, las bicis de aluminio son menos comunes y la mayoría de gravels del mercado son de fibra de carbono y acero. Los cuadros de titanio suelen quedar restringidos al segmento de gama alta (con algunas excepciones como puede ser la Sonder Camino Ti) e incluso suelen relacionarse más con el mundo de las construcciones personalizadas. 

¿Cuáles son las propiedades clave del aluminio, el acero, el titanio y la fibra de carbono a tener en cuenta a la hora de comprar una bicicleta?

Bicicletas gravel de carbono

Bicicleta gravel de carbono GT Grade Carbon Pro
Bicicleta gravel de carbono GT Grade Carbon Pro (Foto: GT)

La fibra de carbono es un material con un increíble relación rigidez/peso, por lo que logra una rigidez similar o mayor a las aleaciones de metal con menos material.

Estos cuadros se construyen con capas de fibra de carbono (fibras tejidas en láminas) incrustadas en una matriz de resina epoxi. Las fibras de carbono se encargan de darle fuerza al cuadro, mientras la resina lo mantiene unido. Este procedimiento permite a los fabricantes procesar partes del cuadro sin estar restringidos por la estructura del material, como puede ser el caso del acero.

Sin embargo, este tipo de construcción en láminas direccionales tiene un inconveniente. A pesar de su rigidez, los cuadros de carbono son muy susceptibles a los impactos y en ocasiones los daños no son siempre visibles. 

La disposición de las láminas y la habilidad del fabricante para entrelazarlas influirá en la conducción y comodidad final de la bicicleta gravel, pudiendo igualar o superar las cualidades de amortiguación o comodidad de otros materiales como el titanio o el acero.

De hecho el que una bicicleta sea de carbono no significa necesariamente que sea de buena calidad o adecuada para una aplicación específica. 

La capacidad de atender al detalle las propiedades de cada parte que compone el cuadro, significa que las bicicletas de carbono pueden diseñarse para satisfacer las demandas específicas y el tipo de conducción para el que está diseñada. Por esta razón la mayoría de los fabricantes de bicicletas gravel optan por este material para su construcción. Al tener más control sobre el material pueden imprimir la identidad que quieran a sus cuadros.

Algunos ejemplos de bicicletas gravel con cuadro de carbono incluyen la GT Grade Carbon Pro o la Grail CF de Canyon.

Ventajas de los cuadros de carbono

  • Excelente relación rigidez-peso
  • Altamente adaptable
  • Los tubos se pueden moldear a cualquier forma requerida

Desventajas de los cuadros de carbono

  • Dado el proceso de fabricación son más caros
  • Propenso a daños por golpes o desgaste

Bicicletas gravel de aluminio

bicicleta gravel de aluminio Merida Silex 400
Bicicleta gravel de aluminio Merida Silex 400 (Foto: Merida)

El aluminio es un material rentable de producir en la industria de la bicicleta y además tiene una buena relación peso/rigidez. Los tubos de aluminio son relativamente fáciles de manipular para lograr diferentes propiedades a lo largo de su longitud, además suelen estar empalmados para garantizar la rigidez donde se requiere y ahorrar peso donde no es necesaria. Además, muchos cuadros de aluminio se construyen a máquina, abaratando la producción y, por lo tanto, el coste final.

El aluminio está en constante desarrollo. Nuevas aleaciones y métodos de fabricación hacen posible una constante innovación, mejorando sus propiedades para la construcción de bicicletas. La sabiduría convencional en el ciclismo decía que el aluminio es rígido y duro, mientras que el carbono es flexible y suave. Sin embargo, este pensamiento subjetivo está un poco desactualizado.

Hace 20 años los constructores de cuadros de aluminio usaban tubos de calibres gruesos y con diámetros mayores para lograr una mayor resistencia y durabilidad, dando como resultado cuadros súper rígidos. Hoy en día, esto es cosa del pasado.

Un cuadro de aluminio combinado con una buena horquilla de carbono para absorber las vibraciones del camino, dan como resultado bicicletas gravel bastante capaces y divertidas sin que tengas que romper el cerdito de los ahorros. Algunos buenos ejemplos de ello pueden ser la Grail AL de Canyon, Merida Silex 400 y los modelos Atlas de Focus.

Ventajas de los cuadros de aluminio

  • Buena relación rigidez-peso.
  • Barato.
  • Más duradero que el carbono.

Desventajas de los cuadros de aluminio

  • Difícil de reparar.
  • El aluminio con el paso del tiempo se fatiga.
  • La rigidez puede sentirse dura en su conducción.

Bicicletas gravel de acero

Bicicleta gravel de acero Kona Rove LTD
Bicicleta gravel de acero Kona Rove LTD (Foto: Kona)

El acero es un material versátil y muy resistente. “Steel is real” dice el hagstag, y es que este era el material que tradicionalmente se usaba para los cuadros de las bicicletas, y ha tenido un resurgir reciente.

Las principales desventajas del acero frente al aluminio son su peso y costo. Es más pesado que el aluminio y más caro de fabricar a gran escala, lo que garantiza que el aluminio siga siendo la opción preferida para la mayoría de los cuadros de bicicleta de metal actuales.

Las cualidades de amortiguación, peso, robustez y rigidez del acero pueden variar mucho según la aleación la tubería que se use en la construcción de la bicicleta. Los cuadros de acero de alta calidad se fabrican con tubos de aleación de acero, cromo y molibdeno (chromoly). En cambio, el acero de alta resistencia (Hi-tensile) se ve en cuadros baratos y de gama baja.

Existen tuberías de acero como el Rynolds 953 o los Columbus XCR con paredes finas como el papel que permiten cuadros relativamente ligeros y resistentes. Este tipo de tubos suelen estar reservados a la construcción de producción limitada o de cuadros a medida y personalizados.

Los grandes fabricantes de bicicletas utilizan tubos de acero, principalmente en sus bicicletas de aventura ofreciendo confianza y la capacidad de soportar el uso y abuso. No solamente son cuadros resistentes, además absorben muy bien la vibración por lo que son cómodos en largas jornadas sobre el sillín. Además, otra gran ventaja es que es mucho más fácil reparar este material en caso de sufrir algún daño. En este caso, estaríamos hablando de bicis como la Marin Nicasio o la Kona Rove.

Ventajas de los cuadros de acero

  • Fuerte y duradero
  • Fácil de reparar
  • Relativamente asequible
  • Cómodo

Desventajas de los cuadros de acero

  • Más pesado que el aluminio y el carbono
  • Es propenso al óxido si no se tiene cuidado

Bicicletas gravel de titanio

Bicicleta gravel de titanio Moots Routta RSL
Bicicleta gravel de titanio Moots Routta RSL (Foto: Moots)

El titanio es el material más caro de todos y a su vez es el más elegante. Suele decirse que una bicicleta de titanio es una “bicicleta para toda la vida”.

La mayoría de los metales tienen un número definido de ciclos de carga antes de que puedan llegar a fallar. El titanio es mucho más resistente a las torsiones y tensiones repetidas, y esto significa que los fabricantes de cuadros expertos pueden construir cuadros más livianos y con más absorción sin riesgo de fallo estructural.

El titanio es más ligero que el acero e igual de robusto, e incluso tiene mejores cualidades de amortiguación, y es totalmente resistente a la corrosión. Siendo estas las características que lo hacen popular.

Hay varias marcas de producción generalizada especializadas en producir bicicletas en titanio, pero son pocas. Una de las razones de esto es que este es un material escaso en comparación con los materiales antes mencionados. Además, otra razón importante es que su trabajo es bastante especializado, simplemente la soldadura debe ser realizada en condiciones libres de oxígeno.

Entre las marcas que fabrican cuadros de titanio yo destacaría Moots y su modelo gravel Routt. Normalmente, este material queda designado a los pequeños artesanos de cuadros a medida y personalizados.

Ventajas de los cuadros de titanio

  • Fuerte, duradero y no se fatiga
  • Más ligero que el acero
  • Calidad de conducción

Desventajas de los cuadros de titanio

  • Es escaso
  • Su extracción y trabajo lo hacen caro
  • No tan ligero como el carbono o el aluminio de alta calidad

¿Cuál es mejor para mí?

Aunque el cuadro y la geometría de una bicicleta tienen el mayor efecto en su manejo y características de conducción, los componentes siguen desempeñando un papel importante.

Por lo tanto, no deberíamos obsesionarnos con el material de nuestro cuadro. Deja que tus posibilidades económicas, tu estilo ciclista y tu personalidad hablen a la hora de elegir material. Carbono si eres un obseso de la ligereza, aluminio si cuentas los céntimos que caen por tu sofá, acero si eres un romántico ciclista y titanio si tu cuenta corriente es prémium.